Aumenta gasto en alimentación que da ANEP; se debe a que se crearon nuevos centros que brindan esa prestación

8 DE JULIO

EL PAIS

Por Gonzalo Terra

La alimentación en el sistema de educación pública ha adquirido tal magnitud que obligará a las autoridades a replantear su organización y gestión dado que se está extendiendo a nivel de liceales y UTU a partir de la creación de nuevos centros que brindan esta prestación.

El gasto en Educación aumentó 3,7% en términos reales en el período 2019-2023, mientras que la ejecución total del gasto en alimentación creció 18% en ese mismo período. La información surge de la memoria anual presentada días atrás por la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP).

La presidenta de la ANEP, Virginia Cáceres, dijo a El País que ese incremento se explica por una mayor cobertura producto de la apertura de nuevos centros y ampliaciones de tiempo pedagógico en Educación Primaria y Educación Media Básica.

En 2023 la Alimentación representó el 38% del total de los gastos corrientes y suministros de la Anep. Pero en el caso de la Dirección General de Educación Inicial y Primaria, la Alimentación equivale al 58% de este rubro.

Para el año 2023, el Programa de Alimentación Escolar tuvo un alcance de 202.962 beneficiarios de educación inicial, primaria y media. De ellos, 59.406 recibieron almuerzos y 143.556 almuerzos más copa de leche. Fueron 183.250 alumnos de escuelas urbanas y 19.712 de escuelas rurales.

También se brindó alimentación a 9.852 estudiantes de todo el país que participaron del Programa Escuelas de Verano.Y se continuó brindando partidas por copa de leche de emergencia a 12.787 instituciones que lo solicitaron, y se distribuyeron un total de 57.132 tickets.

El 70% de lo recaudado por el Impuesto de Primaria se destina a financiar la alimentación.

Sin embargo, el monto ya ha sido superado y se requiere de asistencia de Rentas Generales.

En 2023 del Impuesto de Primaria se asignaron $ 3.715.295.727 a la alimentación por lo que se necesitó de una asistencia de Rentas Generales de $ 7.839.867 para cubrir el costo total que ascendió a $ 3.727.135.594.

“Para nosotros es muy importante llevar un detalle muy minucioso porque este servicio se paga con el dinero de la gente. La alimentación, después de los salarios, es el rubro con mayor costo para la ANEP”, indicó Cáceres.

Consideró que esta prestación no solo no tiene marcha atrás, sino que además continuará creciendo y beneficiando a más alumnos en los próximos años.

“Estamos extendiendo este servicio a los liceales. Y eso nos obliga a estudiar cómo vamos a estructurar la gestión de la alimentación escolar. En Primaria tenemos un equipo con nutricionistas y técnicos que hacen el pliego para la licitación, ejecutan las compras, se encargan de los controles, etc. Ellos están dando una mano a Educación Media, pero ahora tenemos que ver cómo reorganizamos todo el sistema educativo público porque el servicio se va a extender en Secundaria y UTU”, explicó.

Cáceres adelantó que ANEP proyecta para 2025 diez nuevos centros de la modalidad María Espínola. Estos centros, creados en 2020, contemplan la permanencia de los alumnos durante 8 horas en la institución donde reciben desayuno, almuerzo y merienda. Esta modalidad alcanzó en 2023 a 7.300 estudiantes distribuidos en 43 centros en 18 departamentos. Veinte de esos centros pertenecen a Secundaria y 23 a la UTU.

La Dirección General de Educación Secundaria comenzó a dar alimentación para estos centros y entrega una partida anual a algunos liceos para necesidades de alimentación en general. Los costos para 2023 llegaron a $ 154.048.153 con 7.000 beneficiarios.

La Dirección General de Educación Técnico-Profesional también brinda con sus propios recursos alimentación en sus Centros María Espínola y entrega una partida mensual para compra de insumos de sostenimiento de internado en aquellos centros que tienen esta modalidad. La cobertura llega a 2.650 estudiantes y el costo asciende a $ 142.116.354. El Consejo de Formación en Educación atiende el servicio de alimentación para estudiantes de los seis Centros Regionales de Profesores (CERP) con un costo de $ 35.219.905.

Cáceres sostiene que ya no vale la pena discutir desde el punto de vista filosófico y práctico el rol que tiene la alimentación en el sistema educativo.

“Todos los debates son válidos pero lo importante es tener a nuestros jóvenes dentro del sistema, y si es mediante la alimentación, que así sea. Es clave luego, una vez que están en el sistema, generar herramientas para que el aspecto pedagógico tenga el mayor peso posible en su desarrollo integral. Lo único que importa es que estén dentro, el enganche es lo de menos”, indicó Cáceres.

Desde el año 2012 la ANEP integra el grupo de trabajo interinstitucional e interdisciplinario conformado por el Ministerio de Salud Pública, el Ministerio de Educación y Cultura y la Secretaría Nacional del Deporte, para la implementación de la Ley 19.140 que fue denominada ”Alimentación saludable en los centros educativo”.

El Programa de Alimentación Escolar (PAE) brindó sus servjicios entre el 1 de julio y el viernes 5 de julio (vacaciones de invierno). Para los alumnos de las escuelas urbanas se determinaron sedes en las que se atendieron niños, provenientes de otras escuelas además de los del propio centro, cuyas familias han manifestado la necesidad y son usuarios del almuerzo. El horario del almuerzo fue de 11:30 a 13:00 horas.

En las escuelas del Área de Educación Especial y Rurales de todo el país se distribuyeron tickets de alimentación, de acuerdo a lo que se coordinó en cada jurisdicción departamental. www.elpais.com.uy